Los mejores lugares de la Sierra de Cazorla para disfrutar del turismo rural

Turismo rural en la Sierra de Cazorla

Las vacaciones son el momento por excelencia del que disponemos para desconectar de todo el estrés, las preocupaciones y el caos que asumimos a lo largo del año laboral. Cuando llegan estas semanas de puro placer, es menester haberse organizado previamente para realizar viajes inolvidables. Si somos amantes de la naturaleza, entonces nada como visitar la Sierra de Cazorla: un enclave nacional que nos permitirá vivir en primera persona la magia del turismo rural. Ahora bien, para que todo salga a pedir de boca, lo mejor es forjar un itinerario de rigor y buscar las mejores experiencias del lugar.

Alojamientos en plena naturaleza, desconecta de la ciudad

Quienes viven en los núcleos urbanos saben bien el estrés que ello conlleva. Los ruidos de la ciudad, el caos de los atascos o la saturación de población son algunos de los problemas más comunes para la cotidianidad. Por lo tanto, cuando llega el momento de tomarse unas vacaciones, somos muchos los que abogamos por un turismo de índole rural. Es decir, se buscan lugares alejados en los que conectar de nuevo con la naturaleza y renovar las energías; algo para lo que las casas rurales en Jaén, más concretamente en la Sierra de Cazorla, resultan de gran ayuda.

El Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas cuenta con hasta 26 municipios, pudiendo así elegir con absoluta libertad en qué pueblo nos queremos alojar cada noche. Hablamos nada menos que del área protegida de mayor envergadura en todo el país, abarcando hasta 2.143 kilómetros cuadrados. Ante tal magnitud, si deseamos en un alojamiento rural disponemos de un amplio abanico de opciones. Una serie de poblaciones que, como Quesada, Torres, Los Villares, Martos o Jódar han sido desde hace tiempo enclaves turísticos dentro de España.

Así pues, si queremos descubrir toda la belleza del nacimiento del río Guadalquivir y contemplar los paisajes más emblemáticos de Andalucía, nada como realizar un viaje a la Sierra de Cazorla. Las villas y las casas rurales se presentan como el complemento perfecto para esta experiencia; sirviendo para respirar toda la paz y la tranquilidad que envuelve a esta región. Unos alojamientos que son idóneos tanto para los viajes en familia como para las escapadas con amigos; dejándonos embriagar durante varios días por la belleza natural del sur del país.

Excursiones inolvidables en la Sierra de Cazorla

Una vez hayamos elegido el mejor pueblo de la Sierra de Cazorla y el alojamiento idóneo según nuestras previsiones de viaje, es el momento de poner en marcha el itinerario. El Parque Natural de la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas nos permite realizar incontables excursiones para así ir descubriendo en profundidad todos los paisajes del lugar. En consecuencia, antes de ir a la aventura y, por pura ignorancia, perdernos los puntos de mayor interés, es conveniente saber cuándo, cómo y dónde vamos a llevar a cabo las rutas más satisfactorias.

En este orden de ideas, cabe hablar de la prodigiosa excursión al río Borosa, afluente del Guadalquivir. Durante esta senda, la cual alcanza los 21 kilómetros -mejor no hacerla si tenemos niños pequeños en casa- iremos contemplando cascadas espectaculares y paisajes relajados a partes iguales. Por otro lado, es necesario también valorar el sendero del río Castril, conocido por muchos como la ruta del agua. Una opción idónea para los viajes veraniegos, disfrutando con los niños de las pasarelas de madera, el espectacular túnel o el gran puente colgante.

Otras excursiones como la ruta de la Frontera Nazarí, paseando por la historia árabe de la comunidad, o el cómodo sendero Guazalamanco son también caminatas que merece la pena realizar durante las próximas vacaciones. En todos los casos encontramos esa paz mental que tanto nos roba la rutina y que, durante las semanas que pasamos en la Sierra de Cazorla, podemos recuperar. El turismo rural ya es toda una tendencia en este sector y depende de cada uno de nosotros llevar a cabo una organización de rigor para disfrutar al máximo de cada plan.

Fauna y flora típica de la Sierra de Cazorla

No podemos hablar de los paisajes que encontramos en esta maravillosa área protegida sin mencionar la espectacular fauna y flora de la región. Porque, como cualquier zona protegida, encontramos especies autóctonas increíbles; capaces de dejarnos sin palabras a cada paso que damos en las excursiones previamente comentadas.

En cuanto a los animales que podemos admirar, toca hacer hincapié en las aves. Los arrendajos, las lechuzas, los quebrantahuesos, los halcones, los búhos, los buitres y las águilas, en este caso vemos subespecies (real, calzada o culebrera), surcan los cielos con una imponencia sobrecogedora. Del mismo modo, en tierra destacan los jabalíes, los ciervos, las cabras montesas y los zorros. Todo ello sin dejar de hablar de los peces que encontramos en sus ríos, como las truchas arcoíris; los diferentes anfibios y las divertidas nutrias.

Si somos más aficionados a las plantas, en este enclave daremos con verdaderas proezas de la naturaleza. Al ser Reserva de la Biosfera declarada por la UNESCO, triunfan árboles como los chopos, los fresnos, los sauces o los dobles. Del mismo modo, hermosas flores: la aquilegia, las pinguiculas, las hormatofilas o, la más mítica de todas, el geranio de Cazorla. Especies que envuelven de una belleza sin igual a todas las rutas que vamos realizando.

Gastronomía típica de la Sierra de Cazorla

¿Existe algo mejor después de una ruta que una buena comida? Creemos que no y, puesto que Andalucía presume de una de las mejores gastronomías del país, no nos podemos despedir sin hacer mención a los platos típicos del lugar. Olvidemos las franquicias de las grandes ciudades: en el turismo rural todo tiene un sabor mucho más real.

Así pues, si queremos conocer en profundidad la cultura local, nada como pedir un buen Rin-Ran para empezar: un aperitivo que consiste en un exquisito puré de patatas con pimientos rojos. De plato principal, recomendamos o bien el cordero segureño o las gachas serranas. Y, para terminar, pasamos al postre más común en los restaurantes de todas las poblaciones de la Sierra de Cazorla: los papajotes. Una serie de opciones que sin duda harán que el placer de la naturaleza se dé la mano con el placer del buen comer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.